jueves, 23 de diciembre de 2010

Brum Brum !

Casco negro, braga, camiseta térmica, y unos vaqueros. Se encienden las luces, empieza el juego. BRUUUUUUUUUUUUM ! Oh sí, me pone literalmente este sonido. Con un simple me movimiento de mano responde, quieren que le den caña, pues vamos a ello. Sales del garaje vigilando que nadie te vea, subes la cuesta y hacia arriba. No hay coches a esta hora, y los que hay, no suelen ir muy rápido, apenas te ven, porque de mí sólo ven el reflejo. Máxima velocidad que me permite la locura dentro de la prudencia. Concentración máxima, oyendo el motor cuando me pide más y yo... se lo doy. Curvas rozando el suelo, la ley de la gravedad mantiene la fuerza. Aunque vas con respeto, porque aún recuerdas aquella vez que te caistes. Y entonces miras al cielo... la luna, rodeada de un arcoíris. Y las estrellas no se ven , porque están detrás de las nubes, pero la gran diferencia es que la luna brilla más que todas ellas.

Señora de la noche, es ella. Más bonita que ninguna, y porque no, aceleras un poco más. El aire recorre todo tu cuerpo, formas parte de la materia del universo, giras a la misma volocidad que los átomos de los que estás hecho. Cuando de repente... una luz. No te da tiempo a frenar, así que aceleras más, y pasas el cruce con un sonido de pita. PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII. Todo queda atrás. Todo por la adrenalina, todo lo que sea capaz de darme adrenalina será absorbido por mí. Es mi droga, la nesecito para vivir. Vivo de ella, y que mejor que tocar algo prohibido, que no es tuyo y que reacciona con cada uno de tus movimientos. Boníta metáfora. Buscas en tus bolsillos y lo que encuentras... te lo colocas en la mano, y lo hueles, vives de eso. De momentos que te dan algo, tienes la tentación de encender un cigarrillo, pero no. Eso no es lo que te hace ser más hombre en este tipo de situaciones, posiblemente seas un chiquillaje por cojer una moto sin carnet y que puedas joder a una familia entera si tienes un accidente. Pero eso me da igual, no estoy haciendo nada malo, yo también tengo el derecho de darme un caprcho, aunque sea de vez en cuando, aunque ultimamente está siendo a diario. Pero esque me sale de dentro y lo hago, la única manera de despejarme y relajarme. Tranquilamente. Brum Brum jajajaja Brum Brum.. hora de volver a casa guapa.